Escribo para no fumar

Conoce a Ximena, una mujer joven, como muchas, con problemas cotidianos que decidió cambiar el cigarro por una pluma y que a través de sus historias nos comparte las altas y bajas que pasa durante su camino para dejar de fumar.

blog header
  • Un olor familiar entre los abrigos

    ¡Por fin un poco de calor! Amo esta época del año. El solecito ya se asoma todos los días y ya no necesito 2 capas y una chamarra para poder salir de casa.

  • Cómo vivir con alguien que fuma o la historia en cómo me volví experta en Star Wars

    Siempre me ha gustado ver las relaciones de pareja como una relación de equipo y hay frases que sostienen mi teoría, como “2 cabezas piensan mejor que 1”.

  • En bola

    “No puedo ser la única pasando por esto. No puedo ser la única sintiéndome así. ¡Por favor, que alguien me diga que no soy la única que la pasa así de mal!”

  • Mi abuela es mi heroína favorita.

    Cuando dejé de fumar, mi abuela siempre fue uno de mis apoyos más fuertes. Tuvimos muchas pláticas sobre las razones por las que ella había dejado de fumar.

  • ¿Bueno?

    La línea de ayuda era mi última opción porque probablemente si hoy no pedía ayuda, mi día no iba a terminar bien...sentí que podía recaer.

  • Mi paréntesis del día

    En mi cabeza, era inconcebible mi descanso del mundo sin mi cigarro. Sabía  que necesitaba  algo que me ayudara con el síndrome de abstinencia.